Mismamente yo

Siempre es difícil hablar de uno mismo sin mentir. Lo intentaré.

Soy un tipo raro, mejor dicho soy raro desde tí, sin embargo desde mí el raro eres tú.

Lo que sí que es raro es el mundo en el que vivo. Ya hace años me dí cuenta de que yo en este mundo debo estar de prestado, eso o castigado.

Este es un mundo de siervos, esclavos de la ambición de unos pocos. No lo entiendo. Cómo es posible que un obrero vote al patrón? que vote al que le fríe a impuestos? al que le miente elección tras elección? al que le condena al frío, al hambre, a la necesidad, aún trabajando?…

No, no puedo entenderlo.

Este es un mundo de Hijos de Puta jerarquizados. Tu me jodes a mi, yo jodo al de al lado… y así perpetuando la mala leche y la inmoralidad. Bueno inmoralidad no, la moralidad pseudoreligiosa. Que va pasando de padres a hijos, de hijos a nietos, cuál maldad inscrita en el ADN familiar.

Muchos dirán religioso yo? para nada.

Pues vale, os guste o no os guste estáis bebiendo constantemente de las leyes y costumbres impuestas por las distintas religiones durante siglos. Según ellas os juzgáis y juzgais a los demás.  Esa moralidad es vuestra guia cotidiana cuando os relacionais entre vosotros…

Esto está mal, eso no está bien, eso no se hace, eso no se dice…

De donde creeis que han salido y siguen saliendo, todas esas normas de lo “políticamente correcto”?

Si, este es un mundo extraño, de locos, en el cual los creyentes están rompiendo continuamente las normas y los no creyentes las cumplen inconscientemente. De locos, si.

No, este no es mi mundo. Es el tuyo.

 

Y como siempre que voy a hablar de mi, hablo de todo menos de mi mismo. Aunque… hablar de ti no es hablar de mi? Ha oído hablar de la Empatía?

…nos vemos.

 

.Compartir es bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *